miércoles, febrero 10, 2016

EL "¡ES LA GUERRA!" IS BACK





Bien, amigos, ya estoy velando armas para mi viaje a Berlín. Antes de cada viaje me documento todo lo que puedo, y éste no es una excepción.

Como me voy a centrar en el período de la Guerra Fría, ya me he hecho con la excelente guía PASTFINDER BERLIN 1945-1989.

Además, me estoy devorando ávidamente dos libros que me están encantando, y que recomiendo fervientemente.

El primero es EL MURO DE BERLÍN, de Frederick Taylor. Al tener más de 500 páginas, lo comencé con cierta prevención, pero desde el primer momento me enganchó. Cuando se lo comenté a un amigo que es experto en ese período enseguida me dijo que el libro era tremendamente adictivo, y es así.

Y el segundo es STASILAND, de Anna Funder. Este es un libro atípico e inclasificable, ya que podríamos decir que es a la vez una novela, un reportaje y un libro de no ficción.




La autora, que es australiana, relata desde una óptica muy personal su proceso de indagación sobre la Stasi, pero los datos que ofrece son todos reales, al incluir pies de página con las referencias bibliográficas. Este es un género que no sabría definir, pero que me gusta mucho y no descarto utilizarlo alguna vez. El libro también engancha desde el principio; ayer lo comencé, leí 210 páginas y hoy espero leerme las 165 restantes.

Pero vamos con una noticia. Mañana sale a la venta la nueva edición de mi libro ¡ES LA GUERRA! LAS MEJORES ANÉCDOTAS DE LA HISTORIA MILITAR.

Como creo que comenté alguna vez, éste es mi libro maldito.

Hace diez años, por un error de planteamiento, salió directamente en bolsillo, y además en un sello que iniciaba su andadura y que cerró abruptamente al poco tiempo. La portada, que me gustaba bastante, la podéis ver aquí al lado.

Para enmendar ese fallo, se volvió a publicar en tapa blanda después de que hiciera una nueva versión ampliada, pero por unos problemas que surgieron con la distribuidora tampoco llegó a tener la difusión deseada.


Ahora, en una nueva editorial, espero que tenga por fin la acogida que merece.

La portada para esta nueva edición, cuya foto elegí personalmente, ya la habéis visto encabezando la entrada. Espero que os guste como a mí.



Para finalizar, me hago eco de un artículo de un amigo argentino-polaco, Andrés Chowanczac, que lo sabe todo sobre la participación polaca en la Segunda Guerra Mundial. Andrés es el responsable de la página VARSOVIA SE DEFIENDE. Si tenéis alguna cuestión sobre el tema, podéis acudir a él, que con mucho gusto os atenderá.

Hoy se cumple el 75º aniversario de la deportación a Siberia de entre un millón y medio y dos millones de polacos. El 10 de febrero de 1941 a las cuatro de la madrugada, comenzó el traslado de los polacos que vivían en los territorios ocupados por la Unión Soviética. Tan solo en el viaje, perdió la vida el 10 pro ciento de ellos y se presume que para el año 1946, donde una gran parte logro volver a Polonia, falleció la mitad.

AQUÍ tenéis toda la información sobre ese episodio tan dramático como desconocido.

viernes, febrero 05, 2016

CUANDO MÁS DE SEIS MIL PERROS SE QUEDARON EN EL PARO





Bien, amigos, como estáis viendo, ahora mismo mi interés se centra en la historia del Muro de Berlín y la Alemania Oriental, especialmente la policía política del régimen, la Stasi. La razón es que la semana que viene me marcho a Berlín para escribir un reportaje que publicaré en una conocida revista de historia.

De todos modos, el resultado de mis andanzas lo podréis ver también aquí en el blog. Yo, de vosotros, no me lo perdería.

Buscando información, estoy encontrando alguna historia curiosa, como ésta que os relato hoy.

La caída del Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989, supuso un estallido generalizado de alegría en las dos alemanias. Pero hubo algunos para quienes ese cambio supuso un golpe traumático. Los que disfrutaban de una posición de privilegio en Alemania Oriental se vieron, de la noche a la mañana, obligados a buscarse la vida. Hemos visto ejemplos en la ficción; en la excelente película LA VIDA DE LOS OTROS el agente de la Stasi tiene que trabajar de cartero, o en GOOD BYE, LENIN! un famoso cosmonauta está al volante de un taxi.

Pero hubo otros integrantes del régimen que tuvieron más difícil reinventarse; los más de seis mil perros guardianes -en su mayoría pastores alemanes- que servían en el Muro de Berlín (unos seiscientos) y en la frontera interalemana.




Los perros estaban atados a una cadena de cinco metros, que se desplazaba por un cable de acero de cien metros, dispuesto longitudinalmente a lo largo del muro. De este modo se cubría una parte determinada de terreno, hasta un límite a partir del cual patrullaba otro perro. La medida de las cadenas impedía que los perros pudieran entrar en contacto físico.

La vida de estos canes era dura, ya que tenían que soportar las bajas temperaturas de las noches invernales, y prácticamente no tenían contacto con otros perros o con personas. Se les alimentaba sólo cada dos días, y con bajas raciones, para azuzar su agresividad. Algunos acababan estrangulándose con la propia cadena, al no haber supervisión humana.




Esas penosas condiciones les llevaban a algunos animales a enloquecer, lo que se dio en llamar el "síndrome del muro". Cuando un perro dejaba de servir para la labor de vigilancia, era sacrificado.

Cuando cayó el Muro, nadie reparó en la suerte que le esperaba a aquellos perros. Se cree que unos dos mil fueron sacrificados. La Asociación Alemana para la Protección de los Animales hizo lo posible para buscarles un futuro, recogiendo los restantes y tratando de corregir su comportamiento agresivo con un nuevo adiestramiento.

El resultado fue que mil quinientos encontraron trabajo como perros guardianes en casas particulares. Probablemente, los más afortunados serían estos dos pastores alemanes, Juro y Betty, que fueron adoptados por una familia alemana de Mallorca.




Los perros restantes, unos dos mil quinientos, languidecieron en los refugios de la asociación, sin esperanza de ser adoptados. Los esfuerzos de la asociación chocaron con los prejuicios que gravitaban sobre estos animales, presentados por los medios de comunicación como bestias sedientas de sangre. Sus años de servicio en el Muro fueron una mancha indeleble en su currículum que les impidió reintegrarse a la sociedad.

(Edito) Si os ha interesado el tema, os recomiendo este video en alemán, con subtítulos en inglés, en el que aparecen personas que adoptaron estos perros.





Es curioso que, tal como explican, durante varios meses resultaba imposible interactuar con ellos, y que incluso no sabían jugar a aquello típico de lanzar una pelota y esperar que la traiga...

Pero, afortunadamente, al final lograron adaptarse a su nueva vida, o al menos en los casos que ahí se relatan.


miércoles, febrero 03, 2016

UN EMOCIONANTE DOCUMENTAL SOBRE EL MURO DE BERLÍN





Bien, amigos, hoy vamos con una recomendación. Ahora me estoy documentando sobre Alemania Oriental, por lo que me estoy viendo los documentales que hay disponibles sobre el tema.

Youtube, como fuente de información para los que nos apasiona la historia, es una herramienta valiosísima. Seguramente muchos sean reacios a reconocerlo, al tener que compartir ese medio con toda la basura que ahí se puede encontrar, por lo que como fuente queda automáticamente desprestigiada. Pero eso me da igual; el caudal de información que se puede encontrar ahí es inagotable, y no debemos tener reparos en aprovecharlo.

Además de los típicos documentales, he encontrado ahí películas propagandísticas del régimen y filmaciones amateurs que proporcionan una perspectiva muy estimulante. Por supuesto, si no existiera internet ni esa plataforma, serían filmaciones a las que sería muy difícil acceder.

De todo lo que he visto, podría recomendaros varios videos, pero quiero destacar sobre todo éste, que me resultó muy emocionante.

Aquí lo tenéis.





El punto fuerte del documental es la dramatización de las fugas, lo que hace que el espectador pueda meterse de lleno en la historia. Después de asistir a los esfuerzos desesperados de tanta gente por atravesar el Muro, el contraste con la alegría ante su caída hace que sea imposible no emocionarse.


Si tenéis interés por el tema de la Alemania Oriental, no podéis dejar de ver este otro documental. Aunque lo he buscado en español, sólo lo he encontrado en el inglés original y subtitulado en portugués: O MUNDO PERDIDO DO COMUNISMO. O PARAISO SOCIALISTA.

Aun así, creo que merece mucho la pena hacer el esfuerzo, ya que ofrece una visión alejada de los típicos documentales, al centrarse en la vida cotidiana. Se basa en el testimonio de los que vivieron allí entonces, a través de las filmaciones amateurs que ellos mismos realizaron.







Aunque hay otros videos que merecen ser vistos, para concluir os dejo aquí uno de sólo diez minutos que explica, mediante reconstrucción con ordenador, cómo era el Muro de Berlín:





De momento, os dejo esta información como aperitivo, pero en poco tiempo tendréis aquí información muy interesante, y de primera mano.


lunes, febrero 01, 2016

LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL TAMBIÉN LLEGÓ A MATARÓ






Comenzamos nueva semana con un episodio de la Segunda Guerra Mundial que tuvo lugar en nuestro país.

Un buen amigo, conocido en el mundillo del coleccionismo militar como Jaime USAAF, me ha hecho llegar una historia que ha publicado en un foro, pero que, por su interés, quiero que vosotros también podáis conocerla.

En 2007, Jaime encontró en una revista un artículo sobre un bombardero que se estrelló frente a la costa de Mataró (Barcelona). Como él reside en una población cercana, le llamó mucho la atención e investigó la noticia. Finalmente, consiguió localizar las tumbas de su tripulación.

A continuación transcribo su trabajo, que él tituló El último vuelo del capitán MacDonald, que me he permitido resumir y adaptarlo al formato del blog.




La madrugada del 29 de marzo de 1944, en la base de Ghisonaccia (Córcega), tres aviones del 14º Escuadrón de la RAF, que operaban con el bimotor americano B-26 Marauder, recibían las ultimas instrucciones de vuelo. La misión del día era localizar unos barcos que, según la inteligencia británica, transportaban wolframio -un valioso mineral para la industria armamentística- desde España a la Alemania nazi.

En 1943, los Aliados impedían las salidas de los barcos cargados de wolframio de los puertos cantábricos, lo que obligó a los nazis a buscar nuevas rutas. Un año más tarde, los servicios de inteligencia sospechaban que los puertos utilizados para el tráfico podrían ser catalanes. Pero no sabían cuáles y por ese motivo tuvieron que desplegar numerosos aviones y submarinos de reconocimiento por la zona, desde bases en el norte de África, Córcega, Cerdeña y Sicilia.

Estas misiones eran arriesgadas, al tratarse de vuelos de baja altura durante muchas horas y porque los barcos que transportaban el wolframio solían ir equipados con cañones y ametralladoras antiaéreas.





Avión desaparecido



El primer avión en despegar ese día fue el Z-for-Zebra y luego el A-for-Able. Finalmente, el T-for-Tara, con el capitán MacDonald al mando, despegó a las 7.50 h en dirección a su área de patrulla. Alrededor de las 10.30 h, el Marauder planeó por la costa tarraconense rumbo al puerto de Barcelona. Los aparatos británicos no podían sobrevolar las aguas territoriales españolas, pero MacDonald, como muchos otros pilotos, no respetaba esa norma.




A las 10.55 h el Marauder sobrevoló el puerto barcelonés para fotografiarlo y controlar los barcos que allí había. Después se dirigió hacia Mataró, en aquella época una pequeña ciudad llena de talleres textiles que los ingleses conocían como “el Manchester de España”.

A las 11.20 h divisó un pequeño barco que navegaba muy cerca de la costa y el teniente tomó la fatídica decisión de ir a echar un vistazo.

El Marauder hizo dos pasadas sobre el barco antes de precipitarse violentamente contra el mar. Todo duró menos de cinco minutos; los tripulantes no tuvieron ni tiempo de enviar un mensaje a la base.

Unos cuantos pescadores, que presenciaron toda la acción desde la playa, salieron con las barcas Jerónimo y Pepito para intentar socorrer a los posibles supervivientes. Eran Manel León, Jacint Castellà, Pere Mora, Bernat Fàbregas, Salvador Cabot y Guillem Guardiola.

Algunos creían haber oído disparos; otros estaban convencidos que la catástrofe se había producido por un error del piloto, que volaba demasiado bajo. Pero cuando llegaron al lugar de los hechos, el motor estaba en llamas y sólo pudieron recuperar cinco de los seis cuerpos. Aún se encontraban atados a los asientos. Uno de los cuerpos tenía un reloj parado a las 11:30 horas.

Quien no se paró a socorrer a los tripulantes fue el barco mercante, que continuó su viaje.


¿Quiénes eran los tripulantes?


El avión era americano, luchaba bajo bandera inglesa y los tripulantes eran australianos.




Además del teniente William Bill C. MacDonald (número 2 en la foto), a bordo iba el navegante Charles M Peedom (1), el segundo piloto John W. Lewis (3), el artillero de la torreta superior Frank R. Lamond (4), el artillero de cola Michael Tom Woods (5) y el operador de radio Ron Lanham (6).

El único del que no se pudo rescatar el cuerpo fue el del artillero Lamond. Los demás descansan en el cementerio de Mataró. Los cinco nichos donde se enterraron pasaron a ser propiedad del ejercito británico en 1947.












Como podéis ver, después de tantos años, todavía se siguen depositando flores en sus tumbas.


El misterio continúa


Este episodio quedó en el olvido hasta que en junio de 1994, unos buceadores encontraron casualmente los restos del B-26 Marauder, y se volvió a hablar de ello. En 1996, Peter S. Dawson, residente en Escocia, publicó un anuncio en la sección de cartas al director de un periódico de la zona preguntando si quedaba algún testigo de aquel acontecimiento. Dawson era amigo de uno de los tripulantes del avión, y durante su vida nunca olvidó aquel suceso. Gracias a sus investigaciones se conocieron los detalles aquí expuestos.

La ubicación exacta de este pecio es sólo conocida por el reducido grupo de buceadores que lo encontró. El debate de si se ha de revelar o no dicha ubicación sigue abierto. Hasta hoy ha imperado el criterio de que es mejor que permanezca en secreto, para evitar el expolio de los restos. Así pues, la tumba de Lamond seguirá gozando de la casi total tranquilidad que ha tenido durante las últimas siete décadas.

Mientras tanto, sigue el misterio sobre lo que ocurrió aquella mañana de marzo. ¿El avión sufrió un accidente? ¿Fue derribado por fuego antiaéreo procedente del Romain?

Al parecer, la cola se encuentra a distancia del resto del fuselaje, lo que lleva a pensar que quizás resultó destruido en pleno vuelo, pero sólo un examen de los restos podría servir para extraer las conclusiones definitivas.

Hasta que llegue ese día, el misterio del Marauder que se estrelló en aguas de Mataró continuará sin resolver.



martes, enero 26, 2016

"EMPERADOR" (2012): UNA PELI-CASTAÑA SOBRE UN CAPÍTULO POCO VISTO DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL



Vamos con otra recomendación, a pesar de que, ya os adelanto, se trata de una película fallida.

Es EMPERADOR (Emperor, 2012), un film que trata sobre la primera fase de la ocupación norteamericana de Japón, un capítulo poco visto de la Segunda Guerra Mundial. De películas sobre el final del Tercer Reich hay a patadas, pero sobre el final de Japón hay bien pocas.

El leitmotiv es el informe que el general Bonner Fellers confeccionó para ayudar a tomar una decisión sobre la suerte que debía correr el emperador Hirohito. Es decir, si se le debía juzgar por crímenes de guerra o respetar su figura para facilitar la transición hacia un régimen democrático.

Tengo que reconocer que no conocía la figura de Fellers, ni su aportación, así que no os puedo decir hasta qué punto la película refleja la realidad. Me imagino que el guionista se tomó bastantes licencias, como la historia de amor que protagoniza, una concesión para ampliar el público potencial.




Desde el punto de vista cinematográfico, el film es una castaña, no os lo voy a ocultar. Parece más un telefilm de domingo por la tarde que una auténtica película.

Me da la sensación que ahí nadie creía en el proyecto; ni el guionista, ni el director, ni los actores. Incluso al siempre solvente Tommy Lee Jones se le ve incómodo interpretando al general Douglas MacArthur y apenas al final parece hacerse con el personaje. El protagonista, Matthew Fox, que interpreta al general Fellers, no logra transmitir nada, a pesar de sus esfuerzos. Tan sólo resultan convincentes los actores japoneses.




De todos modos, si os interesa el siempre marginado teatro del Pacífico, os aconsejo vivamente la película, ya que os servirá para visualizar algunas cosas que sólo vemos en los libros. A destacar la visión del Tokio destruido por los bombardeos y cómo la gente sobrevive entre sus ruinas, en contraposición con el palacio del emperador.

Creo no equivocarme si digo que el frente oriental es nuestra asignatura pendiente. Yo estoy intentando cubrir ese flanco tan descuidado; por ejemplo, ahora estoy con la lectura de NAGASAKI, de George Weller, aunque es un libro irregular que no me decido a recomendar. Y tengo en la estantería, desde hace unos años, las memorias de MacArthur, cuya lectura entra invariablemente en los propósitos de Año Nuevo.

Por último, anunciaros que el 11 de febrero tengo novedad editorial, aunque en este caso es la reedición actualizada de uno de mis primeros títulos. Seguiremos informando.



miércoles, enero 20, 2016

"LA BATALLA DEL AGUA PESADA" (2015): UNA SERIE DE TV SOBRE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL CON CALIDAD NÓRDICA





Bien amigos, vamos con una recomendación, que será un poco breve porque estoy en la fase final de mi próximo libro y no quiero perder la velocidad de crucero que he alcanzado.

Se trata de la miniserie noruega LA BATALLA DEL AGUA PESADA (2015), de sólo seis episodios, que narra la Operación Gunnerside, cuyo objetivo era sabotear el proyecto atómico de la Alemania nazi. Si queréis leer un relato completo de esta acción, lo tenéis en mi libro OPERACIONES SECRETAS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL.

Ahora que están de moda las series danesas, los noruegos echan su cuarto a espadas con esta serie que me ha dejado muy buen sabor de boca.

Aunque no cuenta con un gran presupuesto, es una serie muy digna, en la que se nota que se ha hecho un esfuerzo por ofrecer un producto de calidad. La ambientación está muy cuidada, al igual que la fotografía.

También me ha gustado el que el planteamiento haya sido sobrio, sin buscar efectismos. El ritmo no es trepidante, sino más bien pausado, lo que quizás no acabe de gustar a algunos, pero a mí me ha parecido correcto.




Interesante la historia centrada en el científico alemán Werner Heisenberg. En el último capítulo, hay una escena en la que éste habla con un ayudante junto a una pizarra sobre la cantidad de uranio necesario para alcanzar la masa crítica que requiere una bomba atómica. Esa escena es clave para entender la disposición que tuvo Heisenberg para construir esa bomba para Hitler; para no spoilear, os aconsejo que, una vez que veáis la serie, busquéis información sobre el asunto y entenderéis la escena de la pizarra.




También me ha gustado que no se haya ido a lo más previsible y seguro, es decir, destacar el heroísmo de los noruegos, apoyados por los británicos, contra los alemanes muy malos. En la serie todo es más relativo y se arrojan dudas sobre el papel jugado por británicos y norteamericanos, dejando en el aire la pregunta de si valió la pena ejecutar esas acciones que conllevaron la muerte de decenas de inocentes como víctimas colaterales.

Por otro lado, el guion incluye una historia de amor, supongo que como concesión al gran público, pero ésta es muy contenida y no interfiere prácticamente en el relato, así que no resulta molesta como sí sucede en otras películas que ya conocemos.

En suma, una serie de calidad que creo que vale la pena ver y que espero que abra camino a otras nuevas.


domingo, enero 17, 2016

MIS LECTURAS DE 2015 (POR SI A ALGUIEN LE INTERESA)






Como alguna vez he dicho, si queréis conocer cómo es alguien en realidad, nada mejor que echar un vistazo a su biblioteca personal. Igualmente, los libros que ha leído últimamente ayudan también a dibujar su perfil.

Por eso, nada más descorazonador que cuando uno va a casa de alguien que sólo tiene una enciclopedia de los años setenta y algunos de aquellos best sellers que regalaban entonces los bancos...

Así que, si alguien quiere conocerme, no tiene más que ver la lista de lecturas de este año pasado.

Por desgracia, mi marca de libros leídos es muy flojita, sólo 30. En estos casos no valen las acostumbradas excusas, pero como atenuante diré que a principios de año me zampé la extraordinaria trilogía de Atkinson sobre la participación norteamericana en la Segunda Guerra Mundial, que por sí sola son cerca de tres mil páginas. Así que, si no me hubiera decidido a atacarla, mi marca hubiera sido un poco más digna.

Como hice el año pasado, voy a poner nota a cada uno de los libros. Es posible que sea injusto con algunos de ellos, pero se trata de una valoración personal, que seguramente diferirá de las vuestras. Espero que las notas más altas sirvan de estímulo para que os lancéis a la lectura de los mejor valorados si todavía no lo habéis hecho.

¡Vamos allá!




ENERO

DÍAS DE INFAMIA, Michael Coffey (Relectura) (6)
LOS CAÑONES DEL ATARDECER, Rick Atkinson (10)
LA PROPAGANDA NEGRA, Stanley Newcourt-Nowodorski (8)

FEBRERO

UN EJÉRCITO AL AMANECER, Rick Atkinson (10)

MARZO

EL DÍA DE LA BATALLA, Rick Atkinson (10)





ABRIL

EL CAMINO ESPAÑOL, Jorge Sánchez (7)
LA RUTA DE LOS HUESOS, Jorge Sánchez (8)

MAYO

INGENIEROS DE LA VICTORIA, Paul Kennedy (7)

JUNIO

UN MUNDO EN GUERRA, Richard Holmes (7)
1942: BRASIL E SUA GUERRA QUASE DESCONHECIDA, Joao Barone (8)
CORAÇOES SUJOS, Fernando Morais (8)
OPERACION IMPENSABLE, Jonathan Walker (7)





JULIO

CORSARIOS ALEMANES DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, Luis de la Sierra (8)
BRASIL, PAIS DO FUTURO, Stefan Zweig (9)
NOVELA DE AJEDREZ, Stefan Zweig (9)

AGOSTO

1808, Laurentino Gomes (9)

SEPTIEMBRE

1822, Laurentino Gomes (9)
1889, Laurentino Gomes (9)






OCTUBRE

LA PEQUEÑA COMUNISTA QUE NO SONREÍA NUNCA, Lola Lafon (8)
LA GUERRA DEL FRANCES, Josep Fontana (3)
LA MARCHA DE LA MUERTE, Christopher Summerville (8)
TODO ESTO PASARÁ, Milena Busquets (1)
LLUIS COMPANYS. UN HOME DE GOVERN. Arnau González (4)

NOVIEMBRE

EL NÁUFRAGO DE LA GRAN ARMADA, Fernando Martínez Láinez (5)
ESPAÑOLES CONTRA NAPOLEÓN, Charles Esdaile (7)
NUESTRA PARTE DEL TRATO, Antonio Manzanera (8)
CATALUNYA 1939, Queralt Solé (7)
EMBOSCATS, Esther Miralles (8)
EL BANQUETE DE LOS DICTADORES, Victoria Clark y Melissa Scott (8)
HISTORIA POLÍTICA DEL ALAMBRE DE ESPINO, Olivier Razac (8)



En diciembre no he puesto ningún libro porque me estuve documentando para el libro que voy a publicar esta primavera. Como lectura de placer recurrí a NÉMESIS, de Max Hastings, que todavía no he acabado, por lo que entrará en la próxima lista.

Si queréis mi opinión sobre un libro concreto de la presente lista, no tenéis más que decirlo.

Y, por último, sólo deciros que me estoy viendo una serie ambientada en la Segunda Guerra Mundial altamente recomendable. Os hablaré de ella en mi próximo post.